La agricultura regenerativa, el nuevo paradigma hortelanos 10 de enero de 2024
La agricultura regenerativa, el nuevo paradigma

En la actualidad los diferentes modelos agrícolas están sufriendo un cambio de paradigma: Por un lado, la agricultura debe cubrir la necesidad básica de alimentar a la población creciente. Por otro lado, debe hacerlo de forma sostenible, lo que pone el foco en conceptos como medición de la huella de carbono
y huella hi╠üdrica, reduccio╠ün y optimizacio╠ün en el uso de productos fitosanitarios y fertilizantes, zonas vulnerables, agricultura de carbono, cuaderno digital…

Todo este maremágnum de conceptos está convergiendo
en diferentes tipos de modelos,
los llamados ÔÇťmodelos agri╠ücolas sosteniblesÔÇŁ y tipos de produccio╠ün, como pueden ser la produccio╠ün integrada, la agricultura de conservacio╠ün, la agricultura ecolo╠ügica, la biodina╠ümica o la agricultura regenerativa.

LA AGRICULTURA REGENERATIVA: LA SALUD DEL SUELO

Es en este último modelo, la agricultura regenerativa, en el que nos centramos.

No existe una definición exacta para describir tal cual a la Agricultura Regenerativa, pero podríamos

resumirlo como aquel modelo de producción agrícola que promueve
la salud del suelo, considerado éste como un recurso natural, limitado y complejo sin el cual no podemos vivir. De esta interpretación se deduce

cuál es la estrategia de la agricultura regenerativa: la conservación y mantenimiento del suelo.

En torno a este concepto de agricultura regenerativa, centrada en la conservación y mantenimiento del suelo, se implementan las diferentes prácticas destinadas
a mitigar el cambio climático mediante el restablecimiento de
la materia orgánica del suelo y la restauración de la biodiversidad del mismo, lo que supone el secuestro de carbono, la reducción de emisiones y la mejora del ecosistema en general, al mismo tiempo que se mejora la eficiencia del cultivo y puede aumentar la rentabilidad del mismo.

PRÁCTICAS DESTINADAS A PROTEGER, MANTENER, CONSERVAR Y RESTABLECER EL SUELO

Algunas de las prácticas que se engloban dentro de la agricultura regenerativa son la rotación de cultivos, el uso de cubiertas vegetales, la aplicación de

enmiendas orgánicas, la eliminación de las labores de alzado, la reducción o mitigación del uso de fertilizantes químicos, el análisis microbiano del suelo, etc, todas ellas destinadas a proteger, mantener, conservar y restablecer el suelo.

Poner en práctica este modelo supondrá una importante
dedicación en formación por parte
de agricultores y de te╠ücnicos. La relacio╠ün que promueve nuestra cooperativa entre todos los actores implicados en la produccio╠ün, transformacio╠ün y comercializacio╠ün sera╠ü un factor decisivo para que este tipo de pra╠ücticas se puedan implantar de forma efectiva, y todo ello sin perder la perspectiva basa╠ündonos en una ÔÇťagricultura con sentido comu╠ünÔÇŁ.

El cambio de paradigma con el que comenzaba este arti╠üculo nos debe llevar a reflexionar sobre que╠ü modelos pondremos en pra╠üctica para resolver los problemas relacionados con la limitacio╠ün de recursos disponibles, la necesidad de alimento y la exigencia de sostenibilidad. Como dijo Albert Einstein: ÔÇťNo podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamosÔÇŁ. Ante situacio╠ün complejas y problema╠üticas, debemos plantear acciones diferentes.